29/10/2008

Estados Unidos: grave crisis del imperio

Article de Rodrigo Montoya Rojas
Publicat al diari La República
Lima, 25 d'octubre de 2008

NAVEGAR RIO ARRIBA
ESTADOS UNIDOS: GRAVE CRISIS DEL IMPERIO
Rodrigo Montoya Rojas

Desde San Diego, California. El 23 de setiembre  de 2008, en toda la página A13, el diario New York Times publicó un aviso con un dibujo político de humor, pagado por el Sr. Bill Perkins, de Houston. Aparecen el presidente Bush, su ministro del Tesoro y el jefe del Banco de Reserva, tratando de poner de pie una bandera norteamericana con el símbolo de la hoz y el martillo, los bancos de Wall Street, los autos de Detroit y las grandes compañías de seguros, en un cementerio en el que se ve la tumba de la empresa privada con una cruz que lleva el nombre de capitalismo, caída a un costado.  En un círculo en el que vuelve a aparecer  la hoz y el martillo se lee ¨El nuevo Comunista¨  y la frase ¨A cada  quien según su habilidad, a cada quien según su necesidad¨. El fino humorista reemplazó ¨A cada quién según su trabajo, del original marxista por ¨a cada quien según su habilidad¨.
La grave crisis de setiembre no ha terminado. Luego de varios fracasos, finalmente el presidente Bush logró el apoyo del congreso para ofrecer una ayuda de setecientos mil millones de dólares a los grandes bancos y compañías de seguros. Prestaron dinero y no tienen liquidez porque los deudores no pagan. La circulación del dinero en la economía capitalista, que equivale a la circulación de la sangre en el cuerpo humano, tiene gravísimos problemas. Después de los días de casi pánico en setiembre, los ciudadanos comunes y corrientes se preguntan Para qué tener nuestro dinero en los bancos y si no es mejor guardarlo bajo el colchón. Se agrieta por todas partes la confianza en el ¨sueño americano¨,  en la seguridad y fluidez  del sistema. El gobierno norteamericano no tiene los 700,000 millones de dólares disponibles.  Su único recurso es emitir billetes a cambio de bonos, es decir, endeudarse cada día más. China sería ya dueña de por lo menos unos seiscientos  mil millones de dólares de esa antigua deuda en bonos. El círculo vicioso de una crisis profunda recomienza porque el problema no se resuelve.
Cito a un lector de la revista Times que ofrece una frase feliz: ¨Bravo, Congreso ¡Ha probado ahora que nosotros tenemos socialismo para los ricos y capitalismo para el resto de nosotros, ciudadanos ordinarios¨.  (octubre 27, 2008, p.12).
Una parte de la maravillosa empresa privada en el primer país capitalista del mundo quiebra por incompetente,  y el Estado le tiende la mano para evitar su derrumbe. Qué dirán los neoliberales sin remedio del Perú con Alan García a la cabeza? ¡Bush  recurriendo a fórmulas llamadas comunistas, como militante de un partido neocomunista que premia a los incompetentes regalándoles el dinero de todos los contribuyentes!
 El viejo Marx tuvo razón al sostener que el capitalismo terminará sus días agobiado por su propia crisis interna pero se equivocó al creer que él vería esa caída en Europa y no imaginó que el partido proletario expropiaría los ideales de la revolución socialista para confundirlos con los intereses de sus dirigentes.