30/09/2009

Evangelio capitalista en la Amazonía, según Herando de Soto

Article de Rodrigo Montoya Rojas (antropólogo, profesor emérito de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos)
Publicat al diari "la PRIMERA", de Lima
27 de setembre de 2009

Después de larga ausencia, reaparece Hernando de Soto  (HdS) con el documental “El misterio del capital de los indígenas amazónicos” (www.ild.org.pe).  Como el norteamericano Al Gore y su documental “Una verdad incómoda”, sobre el calentamiento de la tierra, HdS  quiere mostrar su preocupación por  la rebelión  de Bagua[1] y dice lo que piensa y cree en abierta oposición al “señor Pizango, mal asesorado”, según  sus propias palabras. Alberto Pizango es el dirigente de la Asociación Inter étnica para el Desarrollo de la Selva Peruana, AIDESEP, exiliado en Nicaragua, desde Junio pasado.  Todas las técnicas mediáticas han sido bien utilizadas por el equipo productor para  volver una vez más sobre la tesis No hay capital sin propiedad, ni desarrollo (capitalista) sin propiedad, defendida por HdS en sus libros “El otro sendero” (1989)[2] y “El Milagro del capital” (2,000).

Cuenta HdS que varios equipos de investigación de su “Instituto Libertad y Democracia” recorrieron, en tres meses, el 70 por ciento de la Amazonía peruana, para preguntar cuántos y qué clase de títulos tienen los amazónicos, y, además, qué pueden hacer con esos títulos. Entre los hallazgos de esos equipos destacan: 1. Los títulos son de propiedad colectiva, no hay ningún título individual formalmente válido. 2. Esos títulos “no sirven para nada”. 3. Los indígenas amazónicos ya están en contacto con el mercado, y, 4. Los indígenas no viven en un paraíso colectivista porque hay muchos que ya tienen pequeños negocios propios. Se trata de un parto de los montes. Desde la ley de Comunidades nativas de 1974, los títulos de propiedad son entregados a las comunidades, no a los comuneros como personas. No era necesario hacer costosos  viajes para conocer esos datos simples de la realidad.  Las monografías de los estudiantes de antropología en los últimos cincuenta años, dan cuenta de la inserción de los nativos amazónicos en el mercado desde la aparición en los ríos de los primeros “regatones”. En los estudios de primer nivel académico como el libro “Amazonía: economía indígena y Mercado: desafíos del desarrollo autónomo” [3],  se encuentra  un exhaustivo examen  de la coexistencia de la economía indígena fundada en el principio de la reciprocidad, y la economía de mercado. También se analizan los  conflictos y la complementariedad entre ambas. El texto tiene una propuesta precisa para un desarrollo autónomo en convivencia con el mercado, prescindiendo del valor capitalista de la acumulación de riqueza individual a cualquier precio. En tres meses nadie podría hacer un trabajo igual. Los equipos de HdS  y él mismo tienen mucho que aprender. Si me permiten el atrevimiento, recomiendo una visita al Instituto del Bien Común (www.ibc.peru.org) para encontrar ese y muchísimos otros libros y artículos sobre la Amazonía.

Sus enviados especiales buscaron a nativos y nativas que sólo dicen lo que HdS quiere oír: sin propiedad no hay capital, sin capital no hay desarrollo y el desarrollo sólo puede ser capitalista.  Hubiera sido muy importante escuchar las voces de los dirigentes de AIDESEP, del propio Alberto Pizango, y de especialistas en la Amazonía como Pedro García Hierro, Alberto Chirif, Richard Chase Smith, Margarita Benavides, Frederica Barclay, Lucy Trapnell, Roger Rumrill, entres otros y otras. Incluirles, habría significado entrar en un debate en serio. El documental incluye a dos indígenas canadienses invitados para decir que los indígenas pueden volverse ricos sin renunciar a sus culturas y valores, sin tocar el tema de los contextos históricos y nacionales tan diferentes.

         Hubiera sido muy importante que HdS  y sus anónimos investigadores preguntasen por la noción que los pueblos indígenas tienen del territorio, más allá de la tierra con o sin un título de propiedad, y leyesen algo de la enorme bibliografía existente sobre el tema. Si lo hubieran hecho habrían sabido que el territorio es un espacio vasto ancho y abierto, en el que se desarrollan las culturas de los pueblos indígenas; que los ríos, las restingas  los bosques, las cochas, las quebradas, los seres humanos y todos los animales forman parte de él, del mismo modo que todas sus creencias. El territorio es en primera y en última instancia una madre y todo lo que esa noción implica para su manejo. Si los indígenas son hijos de esa madre le deben el mayor de los respetos y se sirven de ella gracias al principio de reciprocidad para ofrecer a todas y cada una de las unidades domésticas los medios para vivir. No es posible excluir a unas para beneficiar a otras. En este punto se encuentra  la diferencia específica con la organización capitalista del espacio y la sociedad que fomenta la acumulación de la riqueza individual, en beneficio de unos y sacrificando a los otros. Para HdS, como para todos los capitalistas, el territorio es una extensión de tierra cuyo valor depende de un título de propiedad y punto. 

         HdS dice que los títulos individuales de propiedad de la tierra se convierten en capital cuando son refrendados por acuerdos internacionales que garantizan las inversiones. Recomienda a los nativos  que consigan títulos individuales al margen de la propiedad colectiva de sus comunidades. Sólo así, sostiene,  podrían aprovechar la riqueza que hay en sus tierras. Pero no dice una palabra sobre las 1,228 concesiones forestales con 7’802 660 hectáreas y los 81 lotes de hidrocarburos en 56`131,862 hectáreas, ya entregados a empresas multinacionales y nacionales, y/o personas individuales,  que representan el 10.0 % y el 72 % del territorio amazónico peruano, respectivamente. (Ver el mapa de Distribución del territorio Amazónico, elaborado por el Instituto del Bien Común, Lima 2009). ¿Qué queda para las comunidades nativas? Lo ideal sería que estas se asociaran a empresas para explotar esos recursos, pero el propio de Soto dice que el titulo colectivo no vale para nada y no sabemos de empresas dispuestas a asociarse con comunidades nativas.

         HdS se presenta como defensor de una propuesta  moderna y pacifista en frontal oposición a Alberto Pizango quien es mencionado como el malo de la película y supuestamente defensor de una propuesta arcaica y violentista. La ecuación titulo de propiedad-capital-desarrollo-desarrollo capitalista usada por HdS es la misma del razonamiento de  Alan García en sus artículos sobre el Perro del hortelano, que provocaron la rebelión amazónica de agosto de 2008 y junio de 2009[4]. Ninguno cita al otro, pero ambos están en la misma orilla. No resulta difícil lo que podría venir después. Veinte años atrás HdS ofreció su candidatura presidencial a los partidos políticos, sin éxito alguno.     

[1] Ese documental  fue decisivo para que Gore  reciba el Premio Nobel de la Paz en 2007.

[2] Ver una crítica de este texto en el capítulo IV de mi libro “De la utopía andina al socialismo mágico: Antropología, Historia y Política en el Perú”, Instituto Nacional de Cultura, Cusco, Perú, 2005, pp. 108-114).

[3] Dirigido por Richard Chase Smith  y publicado por la Coordinadora Indígena de la Cuenca Amazónica, COICA, y OXFAM América, en Quito, 1996, 333 pp.

[4] Ver mi artículo “Con los rostros pintados: rebelión amazónica en Perú, 2008-2009, que es un capítulo de mi libro “Nunca más sin nosotr@s: Culturas y poder en América Latina” que será publicado a fines de 2010. El texto circula en diversas redes de internet, particularmente en www.alainet.orgwww.democracia global.org